Google+ Todos los caminos llevan a Roma | Diagramless Origami

domingo, 15 de abril de 2012

Todos los caminos llevan a Roma





(De arriba a abajo y de izquierda a derecha:
el Coliseo, fragmento de la Creación de Adán en la Capilla Sixtina,
la Fontana di Trevi, San Giovanni in Laterano
y la cúpula de San Pedro. - Wikipedia)

Audio del texto


   Decidí hacer esta entrada porque creo que es un tema muy importante. Es un asunto al que nos enfrentamos ¨todos¨ los plegadores, o al menos aquellos que queremos ¨ENTENDER¨ el origami.

   Decimos: ¨...quiero aprender origami...¨, y sí, obtenemos información de ésto por todos lados, hay libros, páginas de internet, videos, etc. Entonces nos ¨aprendemos¨ de memoria muchísimos diagramas, algunos con más de 100 pasos.

   Lo raro de todo ésto es que aunque sepamos hacer muchas figuras realmente ¨NO SABEMOS¨ origami. A mí me pasó ésto, bueno, realmente todavía me falta mucho por aprender (o entender), pero creía que por saber hacer tantas figuras ya podría hacer todo lo que quisiera pero la realidad fue muy desalentadora.

   Al ¨aprender¨ todos esos diagramas me demostré algo, ... que tengo buena ¨memoria¨, pero no quería ejercitar mi memoria, quería tener la habilidad de poder ¨manipular¨ el papel a mi ¨antojo¨, que si un día tenía ganas de hacer una ¨rana¨ pues la pudiera hacer, que si otro día quería hacer un ¨avión¨ también lo pudiera hacer sin problemas, que supiera cómo hacerlas, pero llegué a un punto en el que no podía hacer otra cosa más que el número límitado de figuras que ya sabía de memoria. En ese momento se sentía como si realmente no hubiera hecho ningún progreso después de haber gastado tanto papel o haber gastado mi esfuerzo y mi tiempo.

   La verdad es que un tema se puede dividir en varias partes, todo depende de qué es lo que quieres saber realmente. No todos tenemos los mismos intereses, puede haber personas que quieran solamente saber como hacer un ¨barquito¨ o un ¨corazoncito con alas¨ y ya, que no tengan ningún interés de hacer algo más profundo; puede que haya otras personas que no les interese saber ¨crear¨ figuras, simplemente les gusta admirar las ¨esculturas¨ que hacen los demás.

   A mí me hubiera gustado haber encontrado a una persona que me ¨explicara¨ todas las dudas que tengo, no nada más que me dijera ¨cómo¨ se hacía determinada figura, sino que me explicara el ¨por qué¨ hizo eso. Pues no lo conocí, ni encontré algún lugar que hablara mi ¨idioma¨, lo que sí fue es que encontré muchos ¨diagramas¨ de figuras y muchas ¨galerías¨ de imágenes.

   Gracias a ellos es que tuve material para poder analizar, para ¨diseccionar¨ las figuras, para poder ¨ENTENDERLAS¨, para hacer lo que a mí me gusta hacer, no me interesa mucho llegar a un ¨fin¨ en concreto, sino el saber ¨cómo¨ se puede llegar a ese fin.

   Y ahí es precisamente cuando entra el tema principal de ésta entrada. El hablar del ¨cómo¨, puede llevarnos por distintos caminos, de ahí la frase que uso mucho, ¨... Todos los caminos llevan a Roma...¨.

   No hay una sola forma de hacer Origami, y no es que nos digan lo contrario, pero si queremos hacer alguna figura vemos: ¨si quieres saber cómo se hace eso, ahí estan los diagramas, y ps así se hace y ya...¨, y entiendo que lo hagamos como nos lo dicen, pero después de haber aprendido la figura y hacerla muchas veces, seguimos haciéndola de la misma manera, no variamos en nada, y hacer eso nos ¨entorpece¨ en nuestro camino al ¨entendimiento¨ del Origami.

   No ¨entendemos¨ lo que estamos haciendo, lo único que está actuando es la ¨memoria¨, y en el momento en el que dejemos de hacerlo puede que se nos ¨olvide¨, y al no recordar los pasos ya no podremos volverla hacer. En cambio, si sabemos ¨obtener¨ las puntas necesarias, sólo sería cuestión de preguntarnos ¨¿Qué me convendría hacer ahora?¨.

   Algo que podemos hacer, y de lo que también voy a hablar en las entradas de ¨Mejorando la técnica de Plegado¨, es que si ya sabemos de antemano que estructura vamos a formar, podemos hacer varios pliegues simultáneos que aparentemente no nos lleven a nada, pero que al final nos van a servir de guía para pasos posteriores.

   Un ejemplo de ésto que acabo de mencionar es en la figura del ¨Ornitorrinco (2012/05/06)¨. Ésta se crea a partir de una ¨base de Molino de Viento¨, y las 4 ¨bases Preliminares¨ que resultan tendrán diferente función pero tienen un armado común. Así que es decisión nuestra si hacemos primero estos pasos que menciono o los vamos plegando mientras los vayamos utilizando.







   En fin, de lo que se trata esta entrada es de decir que si estamos interesados en ¨ENTENDER¨ el Origami no nos conformemos en realizar cualquier figura siempre de la misma manera, ya sea nuestra o de algún otro autor, el intentarlo de distintas maneras hará que posiblemente encontremos otros caminos o que sepamos cómo utilizar esa técnica en otras figuras, o quizás también nos sirva para evitar ¨aprendernos¨ +100 pasos de algún ¨tedioso¨ diagrama si tenemos la habilidad de ¨ver más allá de lo evidente... ¡grrrr!¨ (ésto no lo tomé de los ¨sementales del espacio¨, sino de los otros, jejeje).



Etiquetas: ,